Maestría de la Sombra y Aceptación de la Condición Humana

Vivir tu Diseño’ no es un curso propiamente dicho, en el que lo enseñado y lo aprendido son una y la misma cosa, sino que la parte más fascinante y sorprendente del curso comienza cuando concluye y uno emprende el camino de regreso a casa.
Es un proceso de transformación personal que no tiene nada que ver con el aprendizaje de nuevos nombres o números o símbolos, sino que está focalizado en potenciar la experimentación personal con las fórmulas más simples que el Sistema de Diseño Humano pone de relieve, que están orientadas hacia la aceptación de la propia condición humana tal y como se manifiesta en nuestra propia vida individual, sin permitir que la mente racional interfiera con ella en ningún otro sentido.

Cada una de esas simples fórmulas que aprendemos revela verdades mecánicas que tienen vida propia y que pueden ser observadas empíricamente dondequiera que uno vaya, y ese es el motivo de que el SDH repela a cualquiera que esté buscando algo en lo que creer. Todo lo que aquí se aprende en tan solo dos días puedes llevártelo contigo a todas las esferas de tu vida cotidiana, y verás que marca una diferencia en la percepción que tienes de ti mism@.

Más que en curso, te encontrarás en una confrontación inevitable y directa con el modo condicionado en que tu mente racional ha venido distorsionando la percepción que tienes de las cosas, comenzando por el modo en que te hace verte a ti mism@ y reconocer el propósito homogéneo intrínseco a tu deseo de encajar en ese rol.

Este es un espacio para derribar las barreras mentales que te separan de ti mism@, y un gran modo de comenzar ‘desde cero’ en tu vida y en tu modo de encarar la más importante de todas las relaciones que jamás tendrás; la que tienes conscientemente contigo mism@.

Es a ese ‘Yo mism@’ que nos despertamos cada mañana, y es de ese ‘Yo mism@’ del que nos desprendemos cada noche cuando nos dormimos, cayendo desvalidamente en el abrazo de nuestra naturaleza mamífera y onírica. Lo que se despierta cada mañana es la ilusión de la personalidad, y si no le permites que se muestre como realmente es – un simple pasajero de la forma – entonces sufrir las consecuencias de tus expectativas distorsionadas convierte tu vida en vigilia en la pesadilla diaria de ‘tener que sobrevivir’ y luchar por una vida mejor, que es precisamente la que hubieras tenido si tu mente se hubiera abstenido de interferir con ella desde el principio.

Ninguno de nosotros puede jamás vivir o tener lo suficiente como para encajar en lo que no es más que un modelo de falsa humanidad, que es lo único que tu mente te puede ofrecer y por lo que todos han estado y siguen compitiendo. La misma fuerza racional que trajo la gloria a nuestros ancestros es también la fuente de todas las miserias humanas. No preciso darle demasiadas vueltas para verle la lógica.

La falsa ‘singularidad’ manifiesta a través de la autoridad de la mente racional ha proyectado desde siempre una sombra horrorosa a medida que la humanidad iba construyendo civilizaciones, una sombra de la que nadie nunca supo responsabilizarse. Y es que, si uno es la fuente de luz, ¿cómo podría uno ser también todo aquello que cae en la sombra, no es cierto?

Bueno, si lo que quieres es equilibrio, entonces tendrás que aprender a reconocerte en ambas, y entonces puedes simplemente comenzar a tomar conciencia de ti mism@, y reconocer que el ‘significado’ de ser HU-mano ha dejado de ser algo que ninguno de nosotros pueda seguir dando por supuesto, como tampoco podemos seguir revolcando nuestra conciencia en el lodo de las generalizaciones. ‘Pensar por uno mism@’ puede ser el más revelador de todos los procesos de auto-conocimiento, pero sólo cuando el propósito de pensar no está ligado al deseo de beneficiarse materialmente de ello.

Si comprendes que el miedo ha sido siempre la fuerza que más ha impulsado el desarrollo estratégico de nuestra consciencia humana y de nuestra capacidad de sobrevivir, entonces también comprenderás que despertarse cada mañana a un estado de consciencia mental de ‘indefensión e incompetencia’ sea probablemente la cosa más aterrorizadora del mundo para cualquier personalidad humana. Sin embargo, aprender a rendirse a ese absoluto es el único modo de ‘desarmar’ la falsa autoridad de tu mente racional, y tú eres el único que puede desarrollar la conciencia de tu propio binario y la sabiduría necesaria para cejar en tu empeño por ganar la falsa ‘batalla’ entre tu luz y tu sombra para simplemente trascenderla.

Presentado de manera adecuada, ‘Vivir tu Diseño’ provee excelentes herramientas que ayudarán al participante a mantener el foco del experimento sobre sí mism@, y a renovar día a día su determinación de dejar de vivir en persecución de su propia sombra, con el foco de su identificación siempre por delante o por detrás de si mism@. Cada participante se encuentra con la estrategia que le permite soslayar la mente y transferir el poder de tomar decisiones en función de las señales que recibe de su propio cuerpo. De ese modo aprenden a potenciar su propia autoridad interna en el despliegue continuado y natural de la fuerza vital que le es innata.

Debido a la adicción que tiene a sus supuestos acerca de la ‘normalidad’, y a que esa es la única ‘vara de medir’ que conoce, el habitual ruido de fondo de la mente racional va a seguir estando ahí, y por mucho tiempo, pero todas las viejas ‘actitudes’ que estaban enraizadas en las estrategias de compensación con las que tu mente imponía su falso catálogo de elecciones se van desactivando y son mantenidas en ‘suspense’ bajo la poderosa vigilancia que conlleva el dilema mental de cada uno de los 4 tipos. Es decir, siempre que el espíritu y la determinación del individuo no se vengan abajo ante la confrontación con sus apegos mentales.

Confrontar la propia sombra solía ser el camino del chamán, solo que ahora no se necesita ningún tipo de droga para la transformación de la conciencia individual, ni tampoco hay nadie que te pueda dar la mano cada vez que te veas confrontado con tu capacidad de aceptar incondicionalmente lo que siempre fuiste, para poder renunciar a cualquier intento por llegar a ser ese alguien ‘mejor’ con el que tu mente siempre te compara.

Más que aprender acerca de los centros y concentrarnos en el aprendizaje de un lenguaje nuevo y desconocido, lo que realmente queremos desentrañar es el significado de ser humano en nuestro tiempo y en un mundo en el que la indefensión e incompetencia de la mente racional para resolver los problemas de la humanidad – tal y como lo vino haciendo hasta nuestro reciente pasado evolutivo – es un reflejo exacto de lo que ocurre en la vida de cualquier ciudadano medio.

Abandonar esa maraña hecha de ‘excusas y justificaciones’ homogéneas, que es la zona de confort en la que habita la conciencia individual de la inmensa mayoría de seres humanos, es un asunto absolutamente individual. Nadie puede empujarte a hacerlo, y cada vez que intentas hacerlo en nombre de otro solamente puedes fracasar donde otros triunfan. Ser correcto en la representación de uno mism@ no es una obligación que comienza o acaba con ni por los demás, sino que es un privilegio que comienza por la corrección con la que uno se mide a si mism@. Necesitas haberte caído de tu propia mente en más de una ocasión para comprender esto, pero cada vez hay más seres humanos con mentes abiertas a lo que pueden confirmar con los sentidos. Como la vida mism@.

-Alokanand Díaz del Río, Barcelona 2014-

Newsletter

Recibe las últimas novedades

Quiero suscribirme