Depresión: Construyendo un futuro homogeneizado

En el canal 52-9 hay un deseo de compartir con otros que es enfocado. Este canal está esperando para responder a algo que ama hacer y que, cuando está haciéndolo, disfruta de hacerlo y los demás -por la razón que fuere- también están encantados con el hecho de que el 52-9 haya hecho lo que hizo. Se ve con más claridad aun cuando miras la polaridad de la puerta 52, que es la 58, «El Jovial», y cuando miras la polaridad de la puerta 9; la puerta 16, «El Entusiasmo». Estas son el combustible y expresión esenciales de aquello que el canal de concentración desea construir para el futuro, algo que guste a todos y que todos gocen de compartir con él porque se percibe como «bien común». Sin embargo, cuando no opera correctamente en respuesta, la frustración y la depresión es lo que encuentras en aquellas personas portadoras de esta fuerza vital.

No tengas miedo de decirle a las personas que estás deprimido. Todos podemos estar deprimidos en ciertos momentos de la vida. En el pasado estar deprimido era estar psicológicamente enfermo, era raro y excepcional. Hoy en día, si no has estado deprimido no eres lo suficientemente sofisticado para el mundo moderno, no eres lo suficientemente interesante como para que te hablen. Las personas deprimidas son profundas, ¿no? Verás, este es el formato del Circuito del Entendimiento y su función es quitar la presión de las creencias morales y de la culpa que acarreamos basada en valores de segunda mano. El entendimiento está para desmitificar falsos mitos que cargamos sobre nuestra propia naturaleza, y hay tantos falsos mitos en torno a la depresión que hace que asumamos que es algo malo.

Lo mismo sucede con la rabia y la amagura, no son malas. De hecho, son una reacción natural de nuestra inteligencia cuando reconocemos el poderoso condicionamiento bajo el cual vivimos. Todos hemos nacido tan increíblemente sensibles a un mundo de mierda. ¿Quién no se amarga? ¿Quién no se enfada? Has de ser insensible como una piedra para no enfadarte, para no sentir nada. Es que si te dejas sentir, te deprimes. Te sientes impotente y sientes todo tipo de otras cosas que no son agradables, Todo es parte de la vida, y es lo que es. Has de lidiar con la oscuridad de un modo que sea productivo para ti. Entonces, para entender lo que revela la depresión acerca de la propia corrección es fundamentalmente sano. Es un mecanismo del cuerpo, es natural y sano. Cuando llevas el cuerpo demasiado en contra de su determinación natural, pierde su espíritu.

Mira aquellos caballos que son forzados a trabajar ¿los ves contentos? Su espíritu está roto. Eso es la depresión, es un espíritu roto, aunque el cuerpo aún sigue con vida. Si le das tiempo, naturalmente se recuperará y volverá a comenzar de cero  cuando esté preparado, si es que sabe cómo. La depresión es sólo un modo en que el cuerpo le pregunta a tu personalidad: «¿Estás seguro de haber entendido qué es lo que realmente importa en la vida? ¿Estás seguro de estar haciéndote la pregunta correcta?»

Verás, la depresión es lo que sucede cuando vives toda tu vida enfocado en otros y no te lleva a ningún lado contigo. Porque nunca tuviste el tiempo ni la urgenica de preguntarte: «¿Quién soy yo para mí?» No existe ninguna formación natural en la humanidad para tal cosa. La frustración y la depresión por no poder ver nada en el futuro que desees compartir con otros; es así como el colectivo atrapa a todos los esclavos y los hace trabajar mucho en el intento de establecer algo de seguridad para cuando envejezcan ¡Qué frustrantes las vidas que vivimos! ¡No querrás hacerte eso!

Si no sabes que eres un constructor natural, entonces no sabes que tu capacidad de construir viene desde la capacidad de respuesta de tu sacral. No sabes que tu determinación sale de tu cuerpo cuando no estás pensando. Yace en el modo en que tu cuerpo responde a lo que te enciende. Pero nunca pensaste que uno puede vivir sólo haciendo lo que le gusta. Entonces, estás deprimido y estás buscando la opción acertada, intentando recordar cuál es la opción que puede llevarte al entusiasmo y alegría del futuro.

Pero no puedes encontrarlo en la mente, porque cuando más intentas encontrar, más piensas y más te preocupas. Cuanto más piensas, más te deprimes. Es por eso que es tan importante atravesar el proceso de decondicionamiento que tiene el poder de romper todos tus hábitos mentales. La mente del no ser está completamente hecha de hábitos, malos hábitos. Ni siquiera es una verdadera mente, sino una mentalidad. Una mentalidad conlleva siempre una actitud, de más o menos sutiles resistencias, y todas a las actitudes son del no ser. Rendirse no es una actitud, es un modo de ser, simplemente ser.

Newsletter

Recibe las últimas novedades

Quiero suscribirme