Los Condicionamientos no son el enemigo

Recuerda algo acerca de la naturaleza del condicionamiento: el condicionamiento no es el enemigo. Por sí mismo, el condicionamiento no es malos, ni es algo que haya de ser erradicado, porque en la práctica el condicionamiento lo es todo. Es algo absolutamente delicioso porque nace de lo que llamamos la vida. De lo que se trata es de no identificarte con las fuerzas que condicionan tu vida, pero no de evitar experimentarlas o beneficiarte de ellas.

Piensa en el Generador que a través de un tránsito planetario por la puerta 20 de repente se vuelve un Manifestador. Esto no quiere decir que pueda actuar como si fuera un Manifestador, pero sí que significa que si alguien le hace alguna propuesta durante ese tránsito, su respuesta sacral le permite funcionar como Manifestador. Es decir, que puede participar activamente en el proceso de manifestación y aprovecharse de la oportunidad que eso le brinda.

Los condicionamientos no son el enemigo 1No es cuestión de eliminar las fuerzas condicionantes, sino que se trata de eliminar la ignorancia acerca de ellas. Ves, cualquier centro abierto en tu diseño es una oportunidad para desarrollar una sabiduría propia. Esta es tu oportunidad para que a través de ese proceso de filtración, y una vez has dejado de identificarte con lo que pasa a través de tu mente, puedas beneficiarte de lo que está pasando a través tuyo.

Yo solamente tengo un centro motor definido en mi diseño. Eso me da la fuerza de voluntad necesaria para enseñar cada día y realizar mi trabajo, pero si no tuviera acceso a toda vuestra adrenalina, entonces no sería posible. No le permito a vuestra adrenalina que me condicione, mientras la siento circular a través de mi cuerpo. Me beneficio de ella para no caer exhausto debido al esfuerzo, y en su lugar os agoto yo a vosotros. Sólo que como sois tantos ninguno de vosotros se siente particularmente consumido por ella. Simplemente tomo la adrenalina que necesito del aura que compartimos. No es cuestión de decir:”No, no, no, no. No quiero que nadie se acerque y condicione mi centro de la Raíz. Me voy a retirar a una distancia de 20 metros, o encerrarme en una vitrina de cristal, para que me podáis hablar a través de un micrófono.” En ese caso, acabaría cayendo muerto por exhausto.

O sea, que es muy importante darse cuenta de que, debido al modo en que aprendemos Diseño Humano – y ese es el modo en que se debe aprender – al comienzo aprendemos a ver el condicionamiento como si fuera un verdadero enemigo, porque así es también como se manifiesta en nuestras vidas. Nos topamos con esta revelación que nos lleva a reconocer hasta que punto vivíamos identificados con lo que no somos: “Oh, dios mío, esto es lo que me ha estado ocurriendo, y esto es lo que otros me han estado haciendo y continúan haciéndome.”

Al igual que vosotros, yo también pasé por el mismo proceso. Pasé por el proceso de mi enorme desagrado al sentirme controlado a través de esos 4 centros abiertos que tengo en mi diseño, y esa sensación dentro de mí, dado que tengo las 3 puertas de soledad activadas, como de querer decir: “al infierno con todos ellos, simplemente me voy a mantener fuera de su aura.” Pero luego, por supuesto, no puedes hacer eso; simplemente no puedes. No sólo no puedes porque nadie puede evitar los condicionamientos que provienen del programa, sino que no puedes porque los condicionamientos provienen de la vida misma. La vida no es divertida sin todas esas cosas, no importa el modo en que estés definido o sin definir en tu diseño. Es parte de aquello para lo que todos estamos aquí.

Los Condicionamientos no son el enemigo 2Así que no conviertas el condicionamiento en un enemigo, y tampoco creas que porque estés siendo condicionado de un modo u otro, eso vaya a cambiar la naturaleza de tu ‘Tipo’, por ejemplo, porque ese es un equívoco en el que tienes que intentar evitar caer. Porque simplemente no es verdad. Si entras en cualquier cosa en concordancia con la naturaleza de tu ‘Tipo’, entonces puedes beneficiarte de cualquier tránsito que se esté produciendo en ese momento. Quiero decir que es para lo que están ahí. Yo me beneficié durante siete años de la presencia de Plutón dominando mi centro Sacral. Ahora bien, fue un ciclo agotador como el demonio, pero no le opuse resistencia. ¿Qué iba a poder hacer yo contra el influjo de Plutón? Yo no le opuse ningún tipo de resistencia.

Ra Uru Hu

Newsletter

Recibe las últimas novedades

Quiero suscribirme